Translate

martes, 21 de enero de 2014

LA MARAVILLA DEL CHOCOLATE.. MMM!!

  • Moctezuma, el último rey azteca, se tomaba 17 tazas de chocolate al día y eso, posiblemente, le ayudó a tener embarazadas a 300 de sus múltiples esposas, por esto se dice que el chocolate es afrodisíaco y aumenta la virilidad.
  • En el año 3000 a.C., la tribu de los Olmecas (Golfo de México) cultivó el cacao. Los Mayas también lo hicieron y empezaron a mezclarlo con otros alimentos, como el chile picante.
  • La espuma del chocolate era considerada por los mayas y los aztecas como la parte más rica y solían mezclar el cacao con diversos ingredientes: agua, harina de maíz, ajíes y miel en proporción variable según la bebida deseada.
  • La pasión de los hombres por el chocolate remonta a 2.600 años.
  • A principios del siglo XVI, Hernán Cortés envía a Carlos V el primer cargamento de chocolate que llega a España. El emperador queda encantado con la bebida, que en poco tiempo se convirtió en bebida nacional española.
  • Un siglo más tarde, en 1615, Ana de Austria, infanta de España, se convierte en reina de Francia al casarse con Luis XIII, y hace compartir a la corte francesa su gusto por el chocolate, que con el paso de los siglos se ha confirmado como una de las grandes contribuciones americanas a la gastronomía universal.
  • Al comienzo, el chocolate no fue bien recibido por la corte española, no fue sino hasta cuando, años más tarde, se descubrió el azúcar y se le agregó al chocolate y de esta manera alcanzó cierta popularidad en la corte y sus círculos sociales.
  • En América la situación fue diferente, sólo los caciques podían disfrutar del chocolate. A parte de su uso alimenticio, el cacao era también una forma de dinero. Con las pepas del cacao se compraban y vendían productos, por esto beber el chocolate equivalía a tomar dinero.
  • El nombre de Trufa viene del arte de trufar, esto se conoce como la habilidad de rellenar los manjares.
  • Las historias que se tejen alrededor de este gran invento son muchas, una historia que vale la pena recordar es la de Giovanni Buitoni, dueño de la fábrica italiana de chocolates Perugina. Este hombre, para el Día de San Valentín de 1922 introdujo los chocolates Baci (besos). Cada uno de estos bombones eran empacados con una nota de amor y la historia cuenta que eso se debía a que Buitoni tenía en esa época una enamorada y durante el tiempo que duró esa Erelación se intercambiaban mensajes dentro de los chocolates. Ahora, cada bombón Baci continúa con la tradición y las notas de amor están traducidas en cuatro idiomas. Una dulce forma de enamorar con chocolates